Global Defensa Gats
Registro N. 134  
  Home
  Conocenos
  Gatos Global Defensa
  Puedo adoptar?
  Finales felices
  Nuestras Paginas
  Sobre Gatos
  => Terapia con gatos
  => Control de colonias
  => Humor
  Introduzca el título de la lista de links
  Colaboran
  Videos
  Legislacion
  Noticias
  Newsletter
  Nuestro Agradecimiento
  Campañas
  Tienda solidaria
Sobre Gatos

 


ALERGIAS

 

http://www.tiendanimal.es/antialergico-para-duenos-mascotas-vetriderm-p-1708.html 

Que hacer por un propietario alérgico a su gato Las alergias a los animales domésticos con piel o con plumas son comunes, especialmente entre las personas que tienen otras alergias o asma. Entre el 15 y el 30 % de las personas con alergias tienen reacciones alérgicas a los gatos o a los perros. 

Las alergias a los gatos son aproximadamente dos veces más comunes que las alergias a los perros. ¿Por qué hay personas alérgicas a los animales domésticos?
El sistema inmunológico es el encargado de encontrar sustancias extrañas en el organismo, como virus y bacterias, y eliminarlas. Normalmente, esta respuesta nos protege de las enfermedades.
 
Las personas con alergia a los animales domésticos tienen un sistema inmunológico hipersensible que reacciona ante las proteínas inocuas de la saliva, la orina o la caspa de los animales domésticos (la piel muerta que se desprende del animal). Estas proteínas se llaman alérgenos. 

¿Qué provoca la alergia a los gatos? 

Las personas alérgicas a los gatos lo son a la proteína fel d 1, que se produce en la piel de los gatos y que éstos segregan en el pelo. Estos alérgenos se acumulan en el pelaje y en otras superficies. Al contrario de lo que se suele pensar, el pelo de los animales domésticos no es lo que produce la alergia. Sin embargo, puede acumular caspa y también alberga otros alérgenos tales como el polvo y el polen. El fel d 1 esta presente en la saliva, piel y glándulas sebáceas de los felinos. Además se encuentra en una amplia variedad de tejidos internos incluyendo cerebro, músculo y órganos viscerales. Estudios recientes han demostrado que la fuente primaria de este alergeno es la piel. Las concentraciones de fel d 1 sobre la piel están bajo control hormonal, por tanto, la castración influye notablemente en l las concentraciones de fel d 1 de los gatos machos disminuyen un mes después de la castración. Existen también evidencias preliminares de que las secreciones pueden ser mayores en los machos que en las hembras. 

¿Qué síntomas tiene una persona alérgica?
 
Las manifestaciones clínicas varían desde reacciones cutáneas locales a rinoconjuntivitis típica, hasta el asma grave. Las reacciones cutáneas varían desde urticaria por contacto, a una erupción maculo papulosa intensamente pruriginosa sobre el rostro, cuello y tronco. Estas reacciones por lo general están asociadas con síntomas respiratorios durante la exposición aerotransportada.
 
¿Cómo puedo saber si soy alérgico a los gatos?
 
La alergia debe ser siempre diagnosticada por un alergólogo. El médico de cabecera deberá remitirnos al especialista, la sola presencia de un animal doméstico en casa no significa que sea el animal el que provoca los síntomas. Muchos animales son abandonados sin la certeza de un diagnóstico asertivo, es decir, pruebas específicas que determinen a qué somos alérgicos y a que no. Para averiguar a qué somos alérgicos, el especialista puede llevar a cabo las pruebas cutáneas, consistentes en una serie de veinte pequeños cortes en el brazo probando sobre ellos diferentes tipos de alérgenos y comprobando si producen una reacción en la piel. Otro modo de realizar estas pruebas es mediante análisis de sangre, con el que se llega a testar más de 500 componentes alérgenos.
 En el caso de la alergia a los alimentos, se deberán evitar los productos de los que se sospecha para observar si los síntomas varían. A estas pruebas puede sumarse una espirometría que consiste en una prueba que mide la capacidad pulmonar y es una herramienta de utilidad en el diagnostico de los casos de asma alérgica. Una vez que se ha identificado el agente responsable de la alergia se empieza con el tratamiento

Me han diagnosticado alergia ¿y ahora que?
 
Una de las primeras recomendaciones para el manejo de la alergia a los gatos es la eliminación del animal. Desde la perspectiva del alergólogo, esta suele ser la recomendación más práctica. Sin embargo antes de tomar una decisión tan drástica se pueden probar algunas medidas de manejo asociadas al tratamiento instaurado por el especialista, y por supuesto tener la seguridad de que es el gato el que causa la alergia. En casi todas las ocasiones la cuestión de eliminar o no a la mascota felina es de índole emocional. La decisión final normalmente dependerá de la persona que padece los síntomas, salvo en el caso de los niños Si usted sufre alergia y no quiere deshacerse de su gato puede seguir las siguientes recomendaciones: - Impida al gato la entrada en el dormitorio: usted pasa ahí entre el 30% y el 50% de su vida. Mantenga cerrada la puerta del dormitorio y límpielo cuidadosamente. - Evite las alfombras, ya que el alérgeno puede acumularse en ellas, evite también recargar las habitaciones elementos de decoración en los que pudiera acumularse igualmente. 

Si quiere tener alfombra, escoja una con pelo corto y límpiela a vapor con frecuencia. La mejor opción es usar alfombras movibles que puedan lavarse con agua caliente. - Use mascarilla contra el polvo para pasar la aspiradora.: las aspiradoras remueven los alérgenos que se hallan en la moqueta y agudizan la alergia. Use aspiradoras con filtro HEPA (alta eficiencia contra las partículas aéreas) si es posible. - La calefacción por ventilación forzada y el aire acondicionado pueden diseminar los alérgenos por la casa: cubra las rejillas de ventilación del dormitorio con un filtro grueso de un material como la estopilla. - Agregar un purificador de aire con filtro HEPA a la calefacción central y al aire acondicionado puede disminuir la concentración de alérgenos en el aire. El purificador de aire debe usarse por lo menos durante cuatro horas al día. Hay otros tipos de purificadores de aire que tienen un filtro aerostático que elimina del aire las partículas del tamaño de los alérgenos del animal. Sin embargo, ningún purificador o filtro quitará los alérgenos pegados a las superficies.
 - Bañe al gato todas las semanas: con esto se pueden reducir los alérgenos transportados por el aire aunque es discutible su efectividad para reducir los síntomas en una persona. 
- Haga que alguien que no sufra de alergia cepille al animal fuera de la casa para quitarle la caspa, y luego limpie también la caja de los desechos o la jaula. 
- Llévelo a la peluquería: si su gato es de pelo largo o semilargo puede llevarlo periódicamente a la peluquería, el corte de pelo hará que el alérgeno se acumule en menos cantidad en el pelaje. 
- Existe un producto denominado Vetriderm solución tópica de laboratorios Bayer (antes conocido como Allepet). 
Es un spray que se aplica sobre los animales domésticos para eliminar los restos de suciedad de la superficie, en especial aquellos que pueden provocar alergias (epitelios, restos de saliva, etc), reduciendo así las reacciones alérgicas. Una aplicación semanal del producto reduce la sintomatología en muchos casos. 
- Existen vacunas eficaces en algunos casos para el tratamiento de la alergia a los animales domésticos, consulte con su médico sobre esta posibilidad. 
- Existen vacunas eficaces en algunos casos para el tratamiento de la alergia a los animales domésticos, consulte con su médico sobre esta posibilidad. 
- Esterilice al gato: esto puede ayudar a reducir la producción del alérgeno, sobre todo en los machos, además de aportarle a su animal una serie de beneficios en cuestión de salud. Con estas medidas de manejo y siguiendo siempre las recomendaciones de su médico es posible que usted puede seguir conviviendo con su gato sin grandes repercusiones para su salud. 
En algunos casos por desgracia esto no es posible, y su salud puede llegar a resentirse fuertemente. Llegado este extremo y habiendo probado todas las soluciones posibles, siempre podrá optar por buscar un nuevo hogar para su compañero felino. Articulo realizado por Irene Guerrero Roldan
 
 
Uno de los grandes inconvenientes a la hora de tener un gato, es la alergia que pueda causar su pelo en algún miembro de la familia.
 
Los síntomas alérgicos varían en función de múltiples factores, siendo los más comunes: problemas respiratorios, ojos hinchados, nariz congestionada, urticaria y, en caso más extremos, asma.
Tradicionalmente se ha creído que las personas alérgicas no podían tener gatos en casa, ya que a la larga podría implicar problemas graves para su salud.
La falta de información sobre las soluciones que ya existen en el mercado, provoca al año un alto porcentaje de abandono de gatos.
Vetriderm Loción Tópica, único producto en el mercado para aliviar los síntomas de alergia a las mascotas, es una loción tópica para uso externo, totalmente inocua para tu gato y cualquier animal de pelo (perros, hurones, conejos, hamsters, etc).
 
Esta loción combate los alérgenos que provocan las alergias en el ser humano, pero además, por su formulación, ayuda a rehidratar la epidermis del gato y preservar el manto de su piel restituyendo el PH.
 
La aplicación es sencilla:
 
primero tienes que cepillar bien a tu gato.
Después impregnar bien el producto en un paño o en una manopla, y a continuación frotarle bien, separando el pelo para que penetre la loción.
Insiste en zonas como la cola, genitales, y aquellas partes que habitualmente se lame por higiene. La primera aplicación la debe hacer una persona no alérgica, y el tratamiento ha de ser semanal.
 
También se puede utilizar puntualmente si en casa nadie es alérgico pero vienen invitados a casa, y uno de ellos sí lo es.
Vetriderm Loción Tópica no sustituye, sino que complementa, la higiene del animal.
 
Es aconsejable pasar el aspirador por su cesto/cama, alfombras, moquetas, cortinas y cambiar
regularmente la arena de su cajón.



 

ADOPTA UN GATO ADULTO

VENTAJAS DE ADOPTAR UN GATO ADULTO

 

1. Lo que ves es lo que te llevas. 
Cuando adoptas un gato adulto, sabes con qué te vas a encontrar. Es verdad, los gatitos son graciosisimos, pero nunca sabes como resultarán ser en el futuro. Un gatito adorable posiblemente crecerá para convertirse en un adulto monstruosamente feo. Esto es un gran riesgo si tu intención es mirarle a tu gato cada día. Así que toma la opción más segura. Elige aquel gato mayor de cara dulce.
 
2. Los gatos con muchos kilómetros van bien. Los gatos de segunda mano no son como los coches usados. No están en un refugio porque tienen algún fallo, o porque están gastados. Posiblemente están allí porque su anterior dueño murió, o fue ingresado en una residencia, o se tuvo que mudar a un piso que no permitía gatos. Algunos gatos se pierden y acaban en un refugio. Y muchos son llevados a la perrera municipal cuando un miembro de la familia desarrolla una alergia, o una aversión al gato. (Entonces ¿dónde está el fallo?, ¿con el gato o con el anterior dueño?). 

3. Los gatos adultos no son tan "destrozones". Los gatitos son como los niños pequeños. Bien porque les están saliendo los dientes, bien porque están explorando el mundo, los gatitos pueden ser unas bolitas de pelusa muy destructivas. Los gatitos tienen preferencia por morder zapatos, los libros, las orejas humanas, las alfombras, los cables eléctricos, las cortinas, las plantas, y muchas cosas más. Los gatos adultos normalmente o muerden menos cosas, o no muerden nada. Normalmente ahorran sus energías para actividades más importantes, como atormentar a aquel perrito del vecino que odia a los gatos. 

4. Los gatitos entran como ciegos donde los gatos adultos temen pisar. Hay dos ideas muy extendidas respecto a los gatos: “la curiosidad mató al gato” y “los gatos tienen sietevidas." Y la curiosidad normalmente lleva a la pérdida de seis de esas siete vidas en el primer año de vida del gatito. Los gatitos suelen meterse en muchos más líos, y el resultado son más accidentes y lesiones (ver, por ejemplo, la referencia a “masticar cables eléctricos”, más arriba.) Los gatitos tragan cuerpos extraños, se caen desde pisos altos, intentan de forma infructuosa ser amigos del atormentado perrito del vecino, y generalmente, casi te matan a ti con la angustia que causan. 

5. Los gatitos son lamentables en el arte de lamer. Pocos gatitos son maestros en el arte de limpiarse. Mientras los gatos adultos pueden gastar la mitad de sus horas activas lamiendo su pelo, los gatitos están demasiado ocupados disfrutando de la vida para limpiarse bien.Cuando tomas en cuenta que los gatitos en realidad son unas bolitas atrapapolvos con patas, y que generalmente su conducta en la bandeja de arena raya lo descortés, así que quizás querrás aprender a dominar el peligroso deporte de bañar al gato. 

6. Einstein sabía la verdad sobre los gatos. El brillante científico Albert Einstein descubrió una importante relación entre la masa y la energía. Lo describió utilizando la siguiente fórmula matemática: E= (MC)2. Esto significa que tu nivel de Energía (E) es proporcional a la Masa Corporal (MC) de tu gato, multiplicado por dos.Esta fórmula básicamente demuestra que si adoptas un compañero de mayor Masa Corporal, como un gato adulto, tu nivel de Energía será mucho mas alto que si adoptas un compañero de menor Masa Corporal, como un gatito. Además, esto está demostrado, porque los gatos adultos duermen más, juegan menos, necesitan menos vigilancia, rompen menos lámparas y no intentan morderte los dedos del pie a través delnórdico a altas horas de la madrugada. Con un gato adulto, dormirás mejor, vivirás más relajado, tendrás menos discusiones con tu empresa de seguros, y disfrutarás de más Energía. Así que allí lo tienes. Vas a discutir con alguien como Albert Einstein? 

7. Los gatitos y los niños no hacen migas. Los niños pueden ser muy duros con los gatitos, aunque sea sin querer. Pero es que los niños son así. Por ejemplo, si dices a un niño medio que “los gatos siempre caen de pie”, lo primero que hará el niño es subir al tejado y dejar caer al gato para ver si es verdad. Los gatitos no pueden escaparse de los niños, pero los gatos adultos sí. Los gatos adultos pueden generalmente defenderse, huir, esconderse y luego planificar su venganza bajo la luz de la luna. 

8. No hace falta enseñar a un gato mayor nada nuevo. De hecho, no hace falta enseñar a un gatito nada nuevo tampoco, porque la verdad es que ni los gatos ni los gatitos te permiten enseñarles nada.Pero los nuevos padres normalmente se sienten obligados a intentarlo. Luego, inevitablemente, acaban con sentimientos de culpabilidad o fracaso cuando su nuevo gatito pasa de ellos, salta sobre la encimera de la cocina, desenrolla el papel higiénico, y se entretiene en otros actos de caos felino. Si adoptas un gato mayor, puedes evitar todos estos trastornos emocionales. Ya que no fuiste la persona que crió al gato, no puedes tener la culpa de sus fallos. De hecho, puedes echar toda la culpa al anterior dueño y asumir el papel de víctima/santo por ser tan tolerante. 

9. Los gatos adultos no son bandidos de la bandeja. Los gatitos juegan, toman el sol, construyen castillos de arena y hasta duermen en sus bandejas. Y luego hay un juego que les gusta a los gatitos, que se llama “hockey-caquita” en el cual, se retira un trocito decaca seca de la bandeja, y se la persigue, golpeándola con la patita, por todo el suelo de la casa hasta que desaparezca debajo de un electrodoméstico o mueble grande. Las personas que adoptan a los gatos mayores viven felizmente ignorante de esta etapa en el desarrollo del gatito. Los gatos adultos entienden la finalidad de la bandeja de arena, y colaborarán con todos tus esfuerzos para mantenerla limpia y sin olores. 

Pero la razón más importante para adoptar un gato adulto es: 

10. Puede que sea su última oportunidad. Muchos gatos adultos acaban en refugios sin tener ninguna culpa. Separados de sus seres queridos, rodeados de otros gatos desconocidos, encerrados, confundidos,asustados y deprimidos, para muchos la devastación emocional es enorme. Tristemente para los gatos adultos, muchas personas que quieren adoptar son atraídas por los adorables, juguetones gatitosde ojos grandes. Los gatos mayores se quedan allí sentados y miran mientras familia cariñosa tras familia cariñosa pasa totalmente de ellos para coger un gatito mono de la última camada. Los gatitos siempre serán populares, y la mayoría no tienen ningún problema en atraer a una familia para adoptarlos. Pero, para los olvidados, abandonados gatos mayores que ya tienen el corazón roto, puede que tú seas su última oportunidad para que tengan un hogar permanente y el cariño que se merecen.Por favor, piensa en adoptar un gato adulto. 

Con cariño y los cuidados correctos, los gatos pueden vivir perfectamente hasta los 15 o 20 años. Normalmente, serán activos y juguetones para la mayor parte de este tiempo. Algunos pueden necesitar un poco de paciencia extra de tu parte mientras se adaptan a su nuevo hogar, pero una vez recuperan la confianza, casi todos te recompensarán con años de fiel compañerismo y amor incondicional.




El virus de la leucemia felina (FeLV)

El virus de la leucemia felina (FeLV) es una causa de enfermedad común e importante que provoca incluso la muerte en los gatos. Los gatos que están permanentemente infectados por este virus corren el riesgo de desarrollar patologías graves como anemia y cáncer. Entre el 80 y 90 por ciento de los gatos infectados mueren entre 6 meses y 3 años de haber sido diagnosticado el virus de la leucemia.

El efecto más común de la infección es la inmunosupresión. El virus infecta células del sistema inmunitario (serie blanca de la sangre o leucocitos) destruyéndolas o dañándolas. Esto deja al gato expuesto a una gran variedad de otras enfermedades e infecciones (infecciones secundarias). El virus de la leucemia felina pertenece a la misma familia que el virus de la inmunodeficiencia felina.


¿Cuál es el riesgo?

El FeLV es un virus frágil que no sobrevive mucho tiempo en el ambiente, por eso la diseminación de la enfermedad se produce entre los gatos mediante un contacto cercano y prolongado. Por esta razón la infección es más común en situaciones donde hay una alta densidad de población de gatos.

Está estimado que un 1 ó 2 por ciento de los gatos del Reino Unido están infectados de FeLV, en España las cifras son similares. Este porcentaje tiende a ser más alto en colectividades de gatos en la ciudad y más bajo en las poblaciones de gatos en entorno rural. En las casas con más de un gato y en criaderos o colectividades donde la infección es endémica (que está presente de forma constante en la casa) pueden estar infectados más del 30% de los gatos.
Los gatos jóvenes, particularmente los menores de 6 meses, son especialmente vulnerables de padecer una infección persistente.


¿Cómo se produce el contagio?

La mayor concentración de virus se presenta en la saliva de un gato infectado de forma permanente. El virus se disemina por hábitos donde hay intercambio de saliva entre los gatos, como el acicalamiento o compartir el comedero y el bebedero.
Alternativamente, la infección por FeLV puede estar causada por mordeduras o por contacto con orina y heces que contengan el virus. También es posible que el virus pase de la madre a los cachorros durante la gestación o a través de la leche materna infectada. Sin embargo, no es frecuente que los gatos infectados por FeLV den a luz ya que el virus normalmente causa muerte prenatal de los cachorros provocando reabsorciones o abortos.

No todos los gatos que se exponen al virus de la leucemia llegan a estar infectados de forma persistente. Puede que no hayan sido expuestos a una suficiente cantidad de virus o que su sistema inmune haya eliminado con éxito la infección. La mayoría de los gatos se infectan por la entrada de virus vía bucal o nasal. El virus se multiplica en esas zonas antes de diseminarse por el torrente sanguíneo al resto del cuerpo sobre todo a la médula ósea. Si el gato es capaz de eliminar el virus, lo hace durante las etapas iniciales de la infección (4-12 semanas). Una vez que la infección llega a médula ósea el gato permanece infectado el resto de su vida. Muy raramente la infección por FeLV puede limitarse a ciertas partes del cuerpo como el tejido mamario. Eso es conocido como infección localizada.


Signos y Síntomas

En un gato infectado por FeLV se desarrollan diferentes tipos de enfermedad recurrente y/o crónica. Hay un progresivo deterioro de su estado. Los signos clínicos son muy diversos incluyendo fiebre, letargia, pérdida de apetito y de peso. También son comunes los signos respiratorios, de piel e intestinales. Los gatos pueden sufrir varias enfermedades al mismo tiempo. En un 25% de los gatos infectados se produce anemia. El virus puede infectar a la serie roja en la médula ósea causando la reducción de los hematíes o una producción de eritrocitos anormal que no funcionan adecuadamente. En otros casos, se produce la destrucción de los eritrocitos por el propio sistema inmune del gato a causa del virus. Los gatos anémicos presentan signos clínicos como letargia y debilidad.

En el 15% de los gatos infectados se produce cáncer. El más común es el linfoma, un cáncer de los linfocitos (un tipo de células blancas) que provoca tumores sólidos o leucemia (tumor en las células del torrente sanguíneo). Los tumores sólidos pueden verse en varios sitios incluyendo intestino, riñones, ojos y cámara nasal. En el linfoma multicéntrico el tumor afecta a múltiples nódulos linfáticos y otros órganos.


Tratamiento de la infección por FeLV

A menudo no hay un tratamiento que sea capaz de eliminar la infección por FeLV. El tratamiento debe ir dirigido al mantenimiento de la calidad de vida y el manejo de los efectos de la infección como la inmunosupresión, la anemia o el cáncer.
Unos cuidados de mantenimiento temprano y efectivo junto con el manejo de las infecciones secundarias son esenciales para el gato enfermo que es positivo a FeLV. Por el fallo del sistema inmune se necesitan tratamientos con antibióticos más largos ya que la respuesta al tratamiento es más lenta y con menos éxito.
El control de los síntomas puede necesitar tratamientos inespecíficos como corticoesteroides, esteroides anabolizantes y multivitaminas (las cuales estimulan el apetito). Los tratamientos antivirales usados en personas con VIH (SIDA), como el AZT, no parece beneficiar a los gatos infectados por FeLV. Hay publicaciones anecdóticas sobre el uso del interferón recombinante felino, recientemente registrado, en el tratamiento de la leucemia felina. En este punto, el efecto del medicamento es controvertido hasta que nuevas evidencias científicas estén disponibles, aunque parece que las expectativas son buenas. Algunos gatos con linfoma pueden presentar mejoras transitorias cuando se tratan con fármacos anticancerígenos. Esto implica un cierto número de medicamentos administrados vía oral e inyectables.


Mantenimiento de la salud

Los gatos con infección por FeLV no deberían comer carne cruda por aumentar el riesgo de infección por Toxoplasma gondii. Este parásito normalmente es sólo un problema en gatos inmunodeprimidos, causando uveítis (inflamación de la estructura interna del ojo), signos neurológicos como convulsiones y ataxia (como andar bebido).

Se recomienda la vacunación contra Herpesvirus y Calicivirus (causantes de la gripe felina) y la panleucopenia en gatos en situación de alto riesgo, como en un hospital veterinario y en concentraciones de gatos (criaderos y protectoras). Se recomienda el tratamiento para pulgas para minimizar el riesgo de transmisión de Mycoplasma haemofelis (parásito sanguíneo que causa anemia). EL tratamiento rutinario frente a parásitos intestinales también es importante.


Vacunación

Hay múltiples vacunas disponibles para FeLV. La finalidad de estas es prevenir que los gatos expuestos al virus lleguen a estar infectados de forma permanente. Todas las vacunas pretenden estimular una respuesta inmune satisfactoria frente al virus de la leucemia felina. Desgraciadamente, ninguna vacuna tiene un 100% de protección efectiva contra la infección. La vacunación se recomienda en situaciones donde los gatos tiene un alto riesgo de exposición al virus. Así se incluyen los gatos con libertad de movimiento al exterior y aquellos en contacto con individuos potencialmente infectados.

Es importante no asumir que un gato vacunado está libre de infección, sobre todo en aquellas situaciones donde es importante conocer el estado de FeLV del gato (por ejemplo al introducir un gato nuevo en un criadero). Es vital que un certificado de vacunación no sustituya a un test de FeLV negativo. La vacunación de los gatos no interfiere con el test del virus en sangre.
La falta de una vacuna totalmente efectiva significa que no es admisible juntar conscientemente un gato infectado de FeLV con un gato vacunado no infectado.


Control de la enfermedad

Como el virus es altamente infeccioso y transmitido por un contacto cercano y prolongado, los otros gatos en la casa están en riesgo de llegar a infectarse a través del acicalamiento mutuo y compartiendo los comederos y los bebederos. Los gatos no infectados deben ser alejados de los gatos persistentemente infectados donde sea posible. También es recomendable que los gatos FeLV positivos permanezcan en el interior de la casa para minimizar el contagio de otros gatos en el área. Esto puede ser difícil en los gatos que no toleran el permanecer en el interior permanentemente. Es importante sopesar cuidadosamente los riesgos (de tu propio gato y de los otros) con las implicaciones del bienestar. Es factible cercar el jardín o construir un camino donde los gatos puedan salir fuera y de ese modo prevenir cualquier riesgo para tu gato u otros.

En los criaderos el sistema “testar y separar” es muy satisfactorio para eliminar las infecciones por FeLV. Este sistema consiste en testar de FeLV a todos los gatos y separar a los que den positivo en el test. A las 12-16 semanas, todos los gatos se testan de nuevo ya que algunos gatos inicialmente negativos pueden haber estado incubando la enfermedad y algunos de los positivos pueden haber estado transitoriamente infectados con la subsecuente eliminación del virus. Cualquier gato repetidamente testado como positivo debe ser separado del grupo y solo aquellos con los dos test negativos son aceptados. Todas las nuevas introducciones en la colonia, vacunados o no, se deben analizar de FeLV antes de juntarlos con los demás del grupo.

Por otro lado, los gatos solos que viven en el interior no deberían tener ningún riesgo de exposición a FeLV. Sin embargo es posible que un gato adulto, aislado de otros gatos, llegue a padecer la enfermedad a partir de una infección producida a lo largo de su vida, incluso desde su infancia. Esto puede explicar el curso prolongado de la infección por FeLV. Si un cachorro es infectado por alguno de sus progenitores antes de la llegada a casa, los signos de la infección pueden desarrollarse meses o años después de haberse producido la infección. El riesgo de contagio en exposiciones felinas es mínimo.


Diagnóstico de la infección por FeLV

Los veterinarios usan kits diagnósticos para detectar unas proteínas virales (p27) presentes en el torrente sanguíneo de los gatos infectados. A menudo los kits diagnostican la infección por el virus de la inmunodeficiencia felina (FIV) simultáneamente ya que muchos de los signos clínicos de la infección por FIV son similares a los de FeLV. A veces aparecen falsos positivos o negativos, por eso es importante confirmar el test si el resultado obtenido no es el esperado. Esto es especialmente importante en los resultados positivos obtenidos en gatos sanos y en los resultados negativos controvertidos obtenidos en los gatos enfermos con signos compatibles con infección por FeLV.


Para confirmar el test se pueden realizar:

1. Aislamiento del virus: detectar el virus en plasma sanguíneo
2. Inmunofluorescencia: este test detecta antígenos virales (proteínas) en leucocitos (células blancas)
3. PCR: detecta material genético del virus, pero sólo está disponible en algunos laboratorios especializados.
Mientras se está pendiente de confirmar el resultado, el gato debe estar aislado para evitar el posible riesgo de transmisión a otros gatos. Los veterinarios generalmente usan este protocolo para el test:
1. Si el test de antígeno es negativo en un test clínico, hay una alta probabilidad de que realmente sea negativo.
2. Si el test de antígeno es positivo con un test clínico en un gato sano, se vuelve a analizar con un test confirmatorio.
3. Si el test de antígeno del gato es positivo pero negativo en el test de confirmación, se vuelve a analizar al gato a las 12 semanas para confirmar el estado de la infección.



Análisis de los gatos recogidos de la calle

Idealmente, todos los gatos que entran en un centro de recuperación deberían ser analizados del virus de la leucemia, sin embargo esto no es factible a veces por las implicaciones económicas que conlleva. Pero es importante insistir en hacerle el test a los gatos antes de darlos en adopción a un hogar. El gato con resultado positivo en el test solo puede ser adoptado si todos los riesgos se explican al nuevo dueño.


Pronóstico de los gatos infectados

El pronóstico para un gato enfermo positivo a FeLV no es bueno; los problemas asociados a la enfermedad son normalmente serios. Para los gatos que son positivos a FeLV pero están sanos en el momento del diagnóstico, el pronóstico es reservado. La mayoría de estos gatos desarrollan un problema grave asociado a la leucemia, sin embargo el tiempo en el que esto ocurre puede ser variable (meses o años). Es vital para estos gatos permanecer aislados para prevenir posibles transmisiones de la infección por FeLV a otros gatos y secundariamente para que el gato positivo no contraiga infecciones.


 

La infección por el virus de la inmunodeficiencia felina (FIV) 




La infección por el virus de la inmunodeficiencia felina (FIV) es una enfermedad importante en los gatos de vida libre. Se descubrió por primera vez durante la investigación de una epidemia, en una colonia aparentemente sana de gatos recogidos de la calle en América. Estos gatos presentaron signos clínicos similares a los de los humanos con SIDA, enfermedad causada por la infección del virus de la Inmunodeficiencia humana (VIH). Aunque estos dos virus (VIH y FIV) son muy similares, los virus son específicos de especie, lo que significa que el FIV sólo infecta a gatos y el VIH solo infecta a humanos. Por eso no hay riesgo de infección para las personas que estén en contacto con gatos positivos a FIV.


¿Qué es el FIV y como causa la enfermedad?

El virus de la inmunodeficiencia afecta a las células del sistema inmunológico (glóbulos blancos o leucocitos) destruyéndolos o dañándolos. Esto causa un deterioro gradual de la función inmunológica del gato. En la fase temprana de la infección puede no causar signos aparentes de enfermedad. El sistema inmune es muy importante en la lucha frente a las infecciones y el control del cuerpo sobre las células cancerosas. Así los gatos infectados por FIV presentan un alto riesgo de enfermedad y de infecciones por otros virus, bacterias y parásitos como Toxoplasma gondii o hemoplasmas(parásitos sanguíneos que causa anemia).


Prevalencia de FIV

La prevalencia de FIV en el total de la población de gatos sanos del Reino Unido es aproximadamente del 6 % y la prevalencia estimada en la población de gatos enfermos es de aproximadamente el 14%. Esta prevalencia varía en diferentes áreas del mundo y entre diferentes poblaciones de gatos. (por ejemplo, los gatos caseros comparados con gatos de campo o callejeros).


¿Cual es el riesgo para los gatos?

La forma más corriente de transmisión del virus es a través del mordisco durante una pelea. Por esta razón, los gatos machos sin castrar corren mayor riesgo de contagio y la prevalencia se incrementa con los gatos con acceso al exterior, gatos callejeros y extraviados. Cualquier gato puede ser infectado a cualquier edad pero a menudo pasa bastante tiempo entre la infección y el desarrollo de los síntomas y por eso la aparición de la enfermedad es más común en gatos adultos y mayores.


¿Cómo se contagia?

El mordisco está considerado el método de transmisión más importante. La saliva de un gato infectado contiene gran cantidad de virus y un solo mordisco puede desencadenar la transmisión de la infección. La infección se produce también por un contacto social cercano, entre un grupo de gatos donde no haya agresiones, a través del acicalamiento o de compartir el bebedero y el comedero. Algunos gatos que nacen de hembras infectadas con el virus pueden llegar a infectarse durante la gestación o a través de la leche materna. La infección en los cachorros es difícil de confirmar por la presencia de anticuerpos maternos, ya que estos duran bastantes meses. Se piensa que la transmisión sexual no es significante. No se sabe si los parásitos hematófagos como las pulgas pueden diseminar la infección por eso es mejor mantener un control regular de las pulgas.


¿Cuáles son los síntomas de la infección?

Los signos de la infección por FIV son altamente inespecíficos. Durante la primera fase de la enfermedad (los primeros 2-4 meses) los gatos pueden mostrar signos durante corto tiempo incluyendo malestar, fiebre (temperatura alta) y un posible aumento de tamaño de los ganglios linfáticos o linfadenopatía (las glándulas que filtran la sangre del cuerpo para comprobar si hay infección o células tumorales). La mayoría de los gatos se recuperan de esa fase temprana y entran en la segunda fase en la que están aparentemente sanos. En la tercera fase de la infección se desarrollan otros signos por el efecto directo del virus (por ejemplo, puede infectar el tracto gastrointestinal lo que causa diarrea) y por la depresión del sistema inmunológico y la incapacidad del gato para luchar contra otras infecciones, haciéndole propenso a otras enfermedades o infecciones secundarias. Estos estados pueden tomar diferentes formas y por tanto los signos clínicos ser muy variables. Sin embargo la presencia de una enfermedad persistente o recurrente en el gato, indica una posible inmunodeficiencia. Los signos más comunes son malestar, pérdida de peso, inapetencia, fiebre, linfadenopatía y gingivitis (encías inflamadas). Otros signos adicionales son rinitis (inflamación del tejido interno que recubre la nariz causando estornudo y descarga nasal), infección de piel, anemia, conjuntivitis (inflamación de la zona interna del párpado), uveítis (inflamación de las estructuras internas del ojo) y enfermedades del sistema nerviosos que causan cambios de comportamiento y convulsiones (ataques). Las madres infectadas pueden abortar la camada.


¿Cómo se diagnostica?

Hay varios sistemas de test disponibles para el diagnóstico de la infección por FIV. Algunos de estos test se pueden realizar en las clínicas veterinarias. Estos test detectan anticuerpos frente al virus. Como otros muchos test diagnósticos, este test no es exacto al 100% y puede dar resultados falsos positivos o negativos en las siguientes situaciones:

1. Algunos gatos infectados producen anticuerpos que no son detectados por los test estándar (falsos negativos)
2. La muestra puede estar contaminada (falso positivo)
3. En las fases tempranas de la enfermedad no se producen anticuerpos frente a la enfermedad (menos de dos meses desde la infección). Es prudente repetir un test negativo en un animal sospechosos en unas 12 semanas.
4. Los cachorros nacidos de hembras infectadas reciben anticuerpos maternales a través de la leche y esos anticuerpos se detectan en los análisis. Aunque todos los cachorros nacidos de una madre positiva a FIV serán positivos en el título de anticuerpos, el virus se traspasa solamente al 30 % de la camada. Los anticuerpos maternales pueden estar presentes hasta más de 4 meses. Los cachorros no deberían ser diagnosticados detectando anticuerpos hasta los 6 meses de edad.

Existen otros test que están disponibles en laboratorios especializados (a los que el veterinario puede enviar la muestra) para detectar el virus en sí mismo y esos test son muy sensibles. También se puede realizar el aislamiento del virus. Si el resultado del primer test de anticuerpos presenta alguna duda o lleva a confusión entonces el veterinario puede necesitar un test adicional para asegurar un correcto resultado.


Opciones de tratamiento

Hasta hoy no hay tratamiento que produzca una remisión de una infección ya establecida.
El principal objetivo del tratamiento para un gato infectado por FIV es estabilizar al paciente y mantenerlo con una buena calidad de vida. Aunque no están registrados para su uso en gatos, algunos medicamentos antivirales usados en pacientes con VIH (como la azidotimidina, AZT), han dado resultados en algunos gatos infectados.

El interferón es un compuesto que interfiere con la replicación del virus y ha recibido mucha atención recientemente en el tratamiento de muchas infecciones virales. El interferón recombinante omega felino es el primer interferón disponible para uso veterinario en Europa y tiene propiedades antivirales e inmunomoduladoras (ajusta la respuesta inmune). Hasta hoy no hay estudios científicos completos sobre la efectividad de este producto pero de forma anecdótica hay algunos artículos con resultados positivos en su utilidad en el tratamiento de gatos infectados, lo que parece prometedor.

El aceite de prímula (550 mg una vez al día) usado en gatos positivos levemente afectados o asintomáticos puede dar lugar a algunas mejorías como el incremento del peso corporal y el aumento en el contaje de células sanguíneas. Muchas veces se comercializa junto con vitaminas y ácidos grasos que contribuyen a mejorar la condición física del gato.

Un cuidado rápido y efectivo de las infecciones secundarias es esencial en un gato positivo a FIV que está enfermo. Como esos gatos están inmunodeprimidos, se necesita a menudo un tratamiento con antibióticos más prolongado.


Cuidados a largo plazo de un gato infectado de FIV

Los gatos infectados con FIV deben ser confinados en casa para prevenir la diseminación del virus a los gatos del vecindario y para minimizar la exposición de los gatos afectados (enfermos) a agentes infecciosos portados por otros animales. Una buena nutrición y manejo es esencial para mantener una buena salud de los gatos infectados. Esos gatos deben alimentarse con una dieta felina completa y nutricionalmente balanceada. Deben evitarse la carne cruda, los huevos y la leche no pasteurizada porque el riesgo de infección por bacterias alimentarias y parásitos es mayor en animales inmunodeprimidos. Un programa de control parasitario (pulgas, garrapatas, lombrices…) y una buena vacunación rutinaria son importantes. Con la infección por FIV y en otros casos que cursan con inmunosupresión, hay un riesgo potencial al usar vacunas vivas ya que ocasionalmente los gatos pueden llegar a desarrollar la enfermedad frente a la que se les vacuna. Aunque el riesgo es más teórico que práctico, si existe la opción es mejor usar una vacuna muerta o atenuada que una vacuna viva tradicional.

Los gatos infectados con FIV deben ir al veterinario para visitas de revisión al menos de forma semestral para detectar cambios en su estado de salud de forma temprana. El veterinario realizará una exploración completa centrándose particularmente en la boca, piel, nódulos linfáticos, ojos y apuntando el peso del gato. Se aconseja un análisis de sangre anual para comprobar el hemograma y contaje celular. Si se detecta cualquier signo de enfermedad por el propietario o por el veterinario se instaurará un tratamiento sintomático inmediatamente.
Se recomienda castrar a los animales no castrados para reducir el estrés del celo y el comportamiento sexual. Los animales esterilizados son menos propensos a salir de excursión fuera de casa y relacionarse agresivamente con otros animales.


Prevención y control

Existe una vacuna registrada en Estados Unidos para FIV pero no hay datos sobre su eficacia. La vacuna produce anticuerpos frente al virus que se detectan por la mayoría de los test diagnósticos disponibles para el veterinario clínico. El uso de la vacuna en este país invalida el uso de esos test.
Si en una casa con varios gatos se detecta un caso positivo el gato infectado debe ser aislado o extraído de la casa. Sin embargo como el riesgo de infección a través del contacto directo y compartiendo comederos y bebederos es muy bajo, muchos propietarios eligen que el gato se quede en casa. Es muy útil que los gatos usen comederos y bebederos separados por la gran cantidad de virus que se encuentra en la saliva. La bandeja y los comederos deben desinfectarse después de su uso para eliminar el virus. Una vez fuera del gato el virus muere en unos minutos, por eso es difícil infectarse a través de las ropas u otros objetos


Consejos para criadores

Para minimizar el riesgo de introducir el virus en la colonia, se aconseja a los criadores el prevenir que sus gatos tengan acceso al exterior y no tengan contacto con otros gatos que sí pueden salir o viven en el exterior. Es importante hacer análisis anuales y a los nuevos gatos antes de entrar al criadero. Si se identifica un gato positivo se deben tomar medidas apropiadas: dejar de criar, analizar a todos los gatos y eliminar o separar completamente a los individuos infectados. Todos los gatos volverán a testarse en 3-6 meses y si todavía son todos negativos, se puede restablecer la cría.


Consejos para centros de acogida y organizaciones

Lo ideal es hacer un diagnóstico rutinario pero a veces no es posible por problemas económicos. En esos casos se debe analizar a cualquier gato sintomático y a los gatos agresivos (a menudo los machos sin castrar). Además se analizarán a los gatos de campo o salvajes. Idealmente, los gatos es mejor que vivan en grupos lo más pequeños posibles. La política de esterilización antes de darlos en adopción también debería ser efectivo para reducir la transmisión de la enfermedad.


Pronóstico de los gatos infectados

El pronóstico de los gatos con FIV es reservado. Si el diagnóstico de la infección se realiza de forma temprana puede pasar mucho tiempo hasta que el gato desarrolla signos de enfermedad por FIV. Aunque no es seguro que todos los gatos infectados desarrollen un síndrome de inmunodeficiencia, la experiencia sugiere que la mayoría lo tendrán y en todos los casos la infección parece ser permanente. Muchos gatos con FIV pueden permanecer largos periodos en buen estado de salud con la ayuda de los consejos de mantenimiento.


TOXOPLASMOSIS

http://www.blogveterinario.com/2007/05/toxoplasmosis-y-colonias-de-gatos.html
Lo cierto es que hay mucho mito sobre esta enfermedad, y las cosas no siempre se cuentan como son. Cuando un cliente me pide que le haga la prueba de la toxoplasmosis a su gato, yo le pregunto: "¿para qué?" Dará igual, de hecho no está indicada en gatos sanos. Si se la hago y me da negativo, esto no implicará que durante el embarazo de su propietaria la pueda contraer (aunque tranquiliza saber que no tiene anticuerpos contra el toxoplasma). La otra opción será que dé anticuerpos, lo que no significa que esté pasando la enfermedad, sino qué puede significar que alguna vez, a lo largo de su vida, entró en contacto con este microorganismo y generó defensas contra él. Debemos saber que un gato tan sólo eliminará ooquistes infectantes durante unas pocas semanas a lo largo de su vida, y lo más importante, que una vez acontecido este episodio, no lo volverá a hacer. Así de claro y así de rotundo. Por tanto será sumamente raro que ese gato los elimine precisamente durante el embarazo de su propietaria. Sería además una gran casualidad.
Debo decir que tengo dos hijos, y que mi mujer es veterinaria. Cuando quedó embarazada del primero se hizo la prueba y dio positivo, cómo era de esperar. En mi casa había en ese momento cuatro gatos y dos perros. El embarazo fue normal, como el segundo, y no pasó nada. Seguramente tampoco hubiera pasado nada, si hubiera dado negativo, pero una persona que desde pequeña ha andado con gatos y qué además se ha dedicado a la veterinaria durante muchos años, es normal que tenga altas tasas de inmunoglobulinas contra esta enfermedad.
En caso de duda, las medidas de higiene, y el evitar que la mujer embarazada manipule la bandeja del gato, debe ser suficiente. No hay porque alarmarse. Y cuidado con las carnes crudas. Y si la embarazada tiene un jardín por el que han podido pasar gatos, un poco de cuidado al manipular la tierra (unos guantes, por ejemplo), por si hubiera algún resto de materia fecal.
Esto es algo similar a lo que ocurre con el quiste hidatídico, de cuyo contagio se ha culpado siempre al perro. ¿Cuanta gente afectada de esta enfermedad nunca ha tenido perro? Pues mucha, y conozco algunos casos. La ingestión de verduras que crecen en los huertos, sin lavar, son causa muchas veces de estos contagios. Evidentemente el que defecó sobre las verduras fue el perro parasitado, pero no es lo mismo. En 25 años de profesión, sólo he visto un perro con la tenia hydatígena. Pero bueno, sobre este asunto ya contaré algo en otra ocasión.
Las medidas que propone la veterinaria del Ayuntamiento me parecen un tanto exageradas, pero también hay que comprender la tribuna desde la que las hace, y su cargo dentro del sistema sanitario. Desde el lado de los clínicos al que pertenece Isabel, las opiniones son, con razón, diferentes. Evidentemente la Administración y sus funcionarios tienen que responder a las expectativas de los ciudadanos y sus quejas, pero tampoco deben olvidar la excelente función de control de roedores que desarrollan estos animales. Yo no veo tan difícil el establecimiento de colonias estables con controles sanitarios, como se ha hecho ya en Cataluña. Evidentemente sin la colaboración de los Ayuntamientos es realmente imposible. Y la pregunta es la de siempre: ¿quieren o no quieren?

Os dejo aquí algunos datos técnicos sobre la Toxoplasmosis:
El agente causal es el Toxoplasma gondii. Es frecuente la infestación en muchos vertebrados de sangre caliente, pero SÓLO LOS FELINOS COMPLETAN EL CICLO BIOLÓGICO Y ELIMINAN HECES CON OOQUISTES resistentes en el medio ambiente. En su ciclo el toxoplasma pasa por diversas fases, que reciben los nombres de esporozoitos, taquizoitos y bradizoitos. Los vertebrados de sangre caliente se pueden infectar por cualquiera de estas formas, además de por los ooquistes o por ruta transplacentaria.
LOS GATOS, CÓMO NO SUELEN COPRÓFAGOS SE SUELEN INFECTAR AL COMER CARNE CRUDA.
Cómo dato SUMAMENTE IMPORTANTE, debéis saber que los ooquistes son expulsados en las heces del gato al medio ambiente durante sólo 3-21 días. El gran problema es que estos ooquistes pueden sobrevivir en el medio ambiente durante MESES A AÑOS y son resistentes a la mayoría de los desinfectantes. También es importante saber que los bradizoitos pueden persistir en los tejidos de POR VIDA.
Otro dato importante: RARA VEZ se comunica la detección de ooquistes de Toxoplasma en las heces en los estudios de gatos diarreicos con exposición natural.
Los gatos infectados por vía transplacentaria o lactacional suelen morir con frecuencia por problemas respiratorios o hepáticos. Casos excepcionales suponen los gatos que sufren Leucemia o Inmunodeficiencia o Peritonitis Infecciosa. En estos animales inmunodeprimidos los toxoplasmas pueden producir una infección generalizada.
Se dan casos de Toxoplasmosis CRÓNICA en algunos gatos.
Es una enfermedad SUMAMENTE COMPLICADA de diagnosticar. Sería sencillo si se consiguiera aislar en toxoplasma, pero esto es muy complicado. Las diversas fases por las que pasan los toxoplasmas cómo son los taquizoitos y los bradizoitos rara vez se detectan en los tejidos, efusiones, líquidos de lavado traqueo bronquial, LCR o humor acuoso de los gatos infectados. La detección de ooquistes en las heces de los gatos con diarrea sugiere toxoplasmosis pero no es definitivo, porque existen otras infecciones producidas por protozoos, cuyos ooquistes son similares.
A nivel de análisis de sangre tampoco los datos aportarán nada definitivo. Los anticuerpos anti-T. Gondii (Inmunoglobulinas M, G y A), pueden detectarse en el suero de GATOS NORMALES, así como también en aquellos con sintomatología. De todos estos marcadores el más interesante es la IgM, porque esta clase de anticuerpos raramente se detecta en gatos sanos. A modo ORIENTATIVO se podría hacer un diagnóstico en base a:
-Demostración de anticuerpos en suero, que documenta la exposición al toxoplasma.
-Demostración de un título de IgM mayor de 1:64 o un cuádruple aumento o mayor en el título de IgG, lo cual sugerirá infección reciente o activa.
-Signos clínicos compatibles con toxoplasmosis.
-Exclusión de otras enfermedades.
-Repuesta positiva al tratamiento adecuado.
Se entiende por tanto que será imposible diagnosticarla en una colonia de gatos callejeros, salvo cuando sean recogidos para su adopción y aún así, la mayoría de las veces quedará la duda.
Como algunos gatos sanos títulos inmunes séricos elevados en extremo y algunos enfermos títulos bajos, la magnitud de este parámetro carece de importancia significativa en el diagnóstico clínico de la toxoplamosis. Puesto que el organismo no puede erradicarse del cuerpo, la mayoría de los gatos mantiene títulos positivos de por vida, por lo que no se obtiene mucho con la repetición de los análisis después de resolverse la enfermedad clínica.
El método más preciso de diagnóstico es la detección del ADN del toxoplasma mediante una técnica denominada PCR. Aún así este ADN puede ser localizado en la sangre de gatos sanos, por lo que no servirá para saber si el gato tiene una infección activa o la tuvo en un tiempo pasado.
ASPECTOS ZOONÓTICOS Y PREVENCIÓN
La toxoplasmosis es una ZOONOSIS de importancia, es decir transmisible a la especie humana. La infección primaria materna durante la gestación puede causar toxoplasmosis clínica en el feto; los mortinatos, enfermedad del SNC y enfermedad ocular. Los enfermos de SIDA pueden desarrollar encefalitis
.
LAS PERSONAS POR LO GENERAL ADQUIEREN TOXOPLASMOSIS MEDIANTE LA INGESTA DE OOQUISTES ESPORULADOS O QUISTES TISULARES, O POR RUTA TRANSPLACENTARIA. PARA PREVENIRLA SE DEBE EVITAR LA INGESTIÓN DE CARNES POCO COCIDAS. SI BIEN LA TENENCIA DE UN GATO MASCOTA FUE ASOCIADA EPIDEMIOLÓGICAMENTE CON LA ADQUISICIÓN DE TOXOPLASMOSIS EN UN ESTUDIO DE MUJERES EMBARAZADAS, EL CONTACTO CON EL GATO INDIVIDUAL TAL VEZ NO SEA UN MEDIO COMÚN PARA INFECTARSE POR LOS SIGUIENTES MOTIVOS:

-Los gatos en general sólo eliminan ooquistes durante 3 a 21 días después de la infección primaria.
-La excreción reiterada es rara, incluso en aquellos gatos con Leucemia, Inmunodeficiencia o PIF, e incluso en aquellos tratados con inmunosupresores como los corticoesteroides.
-Estudios experimentales han demostrado que gatos infectados a las 16 semanas de la infección ya no expulsaban ooquistes.
-Los gatos raramente permiten que sus heces permanezcan sobre su piel durante tiempos prolongados hasta la esporulación de los ooquistes; el organismo no fue aislado del pelo de gatos que excretaron millones de ooquistes en los 7 días previos.
-LA TENENCIA DE GATOS POR PERSONAS CON SIDA O LOS PROFESIONALES VETERINARIOS DE LA SALUD NO SUPONE MAYOR RIESGO PARA LA ADQUISICIÓN DE LA ENFERMEDAD.
En cuanto a los perros, estos no completan la fase enteroepitelial del Toxoplasma gondii, pero pueden transmitir mecánicamente la enfermedad después de ingerir heces felinas. La toxoplasmosis canina puede prevenirse no permitiendo la coprofagía y administrando la carne y sus derivados sólo cocidos
Dado que el ser humano no se infecta con Toxoplasma gondii habitualmente por el contacto con gatos individuales, no se recomienda realizar pruebas sobre esta enfermedad a gatos sanos. Ningún análisis serológico predice con exactitud si un gato eliminó ooquistes en el pasado y la mayoría de los gatos que los están eliminando son negativos. La mayoría de los gatos seropositivos han completado ya el periodo de eliminación de ooquistes y es raro y poco probable que los vuelvan a eliminar. La mayoría de los gatos seronegativos eliminarán ooquistes si se infectan y diseminaran el microorganismo.
Bibliografía:
Nelson y Couto-Medicina interna de pequeños animales. Tercera edición. Año 2005.
Ettiger y Feldman-Medicina interna veterinaria. Sexta edición. Año 2007
 

José Enrique Zaldívar.
Veterinario

SOBRE ES COMPORTAMIENTO DEL GATO



¿Los gatos tienen emociones y sentimientos o éstas son sólo privativas de los seres humanos?
Las emociones y los sentimientos no son privativos de los humanos. Esto ya lo sostenía Darwin y hoy en día cada vez hay más datos que también lo sostienen dentro del ámbito científico. Claro que también hay visones en contrario. Yo creo que no hay diferencia de clase entre animales y humanos; hay diferencia de grado dentro de la escala evolutiva. Con esto no estoy diciendo que los animales son humanos; sino que si bien los animales no son humanos nosotros, los humanos, sí somos animales. Parece  increíble que estas ideas causen sorpresa hoy en día.
 
¿Cuáles puede ser las consecuencias de humanizar a los gatos?
En general no son tan complejas como en el caso de los perros. Dada la estructura comportamental de los gatos, éstos se ven mucho menos influenciados por el comportamiento de sus propietarios y más por los cambios que pudiesen ocurrir dentro de la casa. Dicho de otra forma los gatos no dependen tanto del comportamiento de su grupo sino de lo que suceda dentro de su territorio. Tal es así que cualquier cambio que ocurra en una casa, por más pequeño que fuese, puede provocar profundos cambios en el comportamiento de un gato.
 
Muchas veces leemos que los gatos son independientes y por lo tanto no son animales sociales; sin embrago mi gato es muy afectuoso ¿Cuál es la realidad?
Estos diferentes puntos de vista en realidad parten del error de tomar como sinónimos dos términos, comportamiento social  y comportamiento sociable.  El término social se refiere no sólo a la pertenencia a un grupo o sociedad sino también a la necesidad que tienen sus miembros de interactuar entre sí para sobrevivir en un entorno determinado y a la importante influencia que ejerce el comportamiento de unos sobre los otros. Los gatos son animales de hábitos solitarios. Desde este punto de vsita es posible concluir que los gatos no son animales sociales sino asociales o más precisamente parcialmente sociales.
En cambio el término sociable está restringido únicamente a la disposición o inclinación de los individuos hacia otros seres de su misma o de otra especie, aunque no tengan la necesidad de interactuar con ellos para su subsistencia ni que su comportamiento se vea influenciado de manera llamativa por los mismos.  Es por ello que los gatos pueden ser muy afectuosos ya que son animales sociables.  De este modo es posible inferir que todos los animales pertenecientes a una especie social son sociables pero que no todos aquellos que son sociables  pertenecen a una especie social.
 
 
¿Los gatos son animales jerárquicos?
En las especies animales de hábitos solitarios cuyos individuos no necesitan ni dependen de un grupo social para su subsistencia, como es el caso de los gatos, cada animal decide lo que hace en su vida de independencia por lo que no es frecuente la formación de grupos sociales con jerarquías claras como en el caso de los perros. Sin embargo, en el caso de los gatos que vieven dentro de un mismo hábitat suelen establecerse jerarquías. Generalemente hay un individuo líder, que muchas veces puede actuar en forma despótica, luego sigue la mayoría que tiene un rango similar y finalmente el o los individuos de menor jerarquía (en general son muy pocos) denominados parias porque suelen sufrir las agresiones de los demás.
Autor: M.V. Claudio Gerzovich Lis
Comportamiento animal
Buenos Aires - Argentina



Global Defensa Gats
Contactos  
  organizacion.globaldefensa@gmail.com
gossos1_bcn@yahoo.es
 
Publicidad  
   
UNETE AL EQUIPO!!  
  Necesitamos gente que como nosotras, se preocupe de la proteccion, defensa, control y cuidado de los gatos, ya sean colonias, o que necesiten adopcion, juntas buscaremos el mejor hogar para todos ellos.

Denunciaremos cualquier maltrato animal.
 
GATOS EN ADOPCION  
  Los gatos que hayan sido abandonados, NO pueden vivir en una colonia, es dificil que se adapte, los demas gatos pueden rechazarlo, no le dejaran comer, y termina arrinconado muriendo de hambre, o escapara y terminara siendo atropellado.

LA ADOPCION

Todos los gatos se entregaran con contrato de adopcion, chipados y esterilizados, o compromiso de esterilizacion.

gossos1_bcn@yahoo.es
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Global Defensa Gats on Facebook